martes, 1 de septiembre de 2015

Allocutio Concilium Legión de María septiembre de 2015

Allocutio Concilium
Legión de María por el
P. Bede Mc. Gregor
Director Espiritual
Dublín—Irlanda
El reclutamiento de nuevos miembros:
Una invitación maravillosa de la gracia para todos

Hay una simple frase en el Manual que requiere una total reflexión. Dice así: "Parte de la obligación de todo legionario será el ganar nuevos miembros." En otras partes del Manual dice lo mismo, pero con una exhortación adicional: "Por lo tanto estos temas importantes de la extensión y del reclutamiento con frecuencia deben ser puestos en conocimiento de los miembros para que cada uno se haga más consciente de sus deberes ya trazados. '¿Pero por qué reclutar? A menos que tengamos razones muy claras y convincentes para actuar, probablemente terminaremos haciendo muy poco o nada en absoluto. La motivación es fundamental para cualquier forma de acción, pero sobre todo la acción apostólica. No reclutamos simplemente para poder presumir de un aumento en el número de los miembros, sino porque estamos convencidos de que la Legión es una fuente de abundantes gracias, no sólo para el mismo legionario, sino para todos aquellos por quienes trabajamos. El reclutamiento es simplemente un ofrecimiento, una invitación para recibir una fuente inagotable de gracias y un instrumento para tener una vida cristiana más plena.

Examinemos algunas de las razones para el reclutamiento dadas en varias partes del Manual. En primer lugar está el motivo de la caridad fraterna. Amar a alguien es efectivamente darle lo mejor a esa persona y no podemos ofrecerle nada más grande que la gracia. El Manual lo pone de esta manera: 'Se nos manda a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos; por lo tanto, si la Legión es una bendición para uno mismo, no deberíamos tratar de llevar esa bendición a todos los demás? Si uno ve como las almas crecen espiritualmente por los trabajos, como no aspirar a extender este trabajo?

Una razón más bella para el reclutamiento se refiere a Nuestra Señora. La Legión capacita y forma gradualmente para que cada uno tenga una devoción verdadera y auténtica a María. Este es realmente un gran regalo para ofrecer a otra persona. El Manual lo resume: "¿Puede algún legionario no esforzarse en reunir nuevos miembros y reflejar que la Legión no puede sino en avanzar y crecer en el amor y el servicio de María? Esta gracia, después del mismo Jesús, es la mayor bendición que puede entrar en una vida. Porque Dios la ha hecho - en dependencia de Cristo e inseparable de Él -. La raíz y el crecimiento y el florecimiento de la vida sobrenatural” 
Creo que el reclutamiento puede ser un verdadero indicador de lo que realmente pensamos acerca de María y el lugar que ella tiene en el plan de Dios para nosotros y para todos los que estamos llamados a cumplir y servir.

No puedo dentro del ámbito de un corto Allocutio dar todas las razones sugeridas en el Manual respecto de la gracia plena del apostolado del reclutamiento, pero permítanme dar una razón más que creo que tiene un significado especial en la Iglesia de hoy. Se encuentra en una larga cita de Mons. Alfred O'Rahilly. En su primera frase expresa una de las tareas más importantes y urgentes de la Iglesia, a la luz del Concilio Vaticano II: «La gran función de la Legión de María es desarrollar el sentido de una vocación laical." Ha habido un progreso loable en la comprensión y puesta en práctica de la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo en los últimos 50 años desde el Concilio. El florecimiento de tantos nuevos movimientos eclesiales y la creación del Consejo Pontificio de los Laicos son un paso loable hacia adelante. Sin embargo, podemos decir que la vocación específica de los laicos como se enseña en el Concilio y en los documentos postconciliares realmente han sido apropiados por toda la Iglesia, sobre todo por los nuevos movimientos eclesiales? Creo que la Legión inculca un sentido profundo y auténtico de la vocación laical especialmente a nivel parroquial y diocesano. Esta es una razón de peso para el reclutamiento legionario y es un apostolado bien urgente e indispensable hoy. Se da al laico un verdadero sentido y experiencia de su dignidad y su papel en el plan de Dios y en la misión de la Iglesia.

Permítanme citar extensamente al Manual para el bien de los lectores de este Allocutio que pueden no ser legionarios: "Nos olvidamos de que Nuestro Señor llama a sus ovejas por su nombre (Juan 10: 3); que en las palabras de San Pablo (Gálatas 2:20), que, como nosotros, no estuvo físicamente presente en el Calvario - 'el Hijo de Dios me amó y se entregó por mí. "Cada uno de nosotros, aunque sea solamente un carpintero del pueblo como lo fue el mismo Jesús, o un ama de casa humilde como su madre, tiene una vocación y es llamado en forma individual por Dios para darle su amor y servicio, para hacer una obra en particular que otros pueden de hecho superar, pero no pueden reemplazar. Nadie más que yo puedo darle mi corazón a Dios o hacer mi trabajo. Es precisamente este sentido personal de la religión la que fomenta la Legión. Un miembro no se contenta con ser pasivo o superficial; él o ella tienen algo para ser y hacer para Dios; la religión ya no es una cuestión secundaria; se convierte en la inspiración de la vida de uno, sin embargo humanamente común. Y esta convicción de la vocación personal crea inevitablemente un espíritu apostólico, el deseo de continuar la obra de Cristo, ser otro Cristo, para servirle en el menor de sus hermanos. Así, la Legión es el sustituto laico para una orden religiosa, la traducción de la idea cristiana de la perfección en la vida de la gente laica, la extensión del Reino de Cristo en el mundo social de hoy.

Estas palabras de Mons. O'Rahilly, citado en el Manual valen la pena re flexionarlas una y otra vez, ya que representan una verdadera visión profunda de la naturaleza y la vocación de la Legión. Pero permítanme terminar diciendo que debemos sentir la necesidad de reclutar nuevos miembros y extender la Legión como un acto de acción de gracias por nuestra propia membrecía. El apostolado de reclutamiento es un verdadero indicador de mi apreciación de lo que Jesús y María han hecho por mí a través de la Legión. 

No hay comentarios: